Odontología « Volver

DEFINICIÓN

La endodoncia o tratamiento de conductos es el procedimiento por el cual se elimina la pulpa afectada de un diente, dañado o muerto y se sella el conducto. La pulpa es la parte profunda del diente y contiene vasos sanguíneos y nervios, situándose en la parte central de la raíz y comunicando el diente con el hueso maxilar.
La endodoncia puede clasificarse en tres tipos:

  • Unirradicular: cuando afecta a un diente que tiene una sola raiz y por ello un solo conducto pulpar.
  • Birradicular: cuando afecta a un diente que tiene dos raíces y por ello dos conductos pulpares.
  • Polirradicular: cuando afecta a un diente que tiene más de dos raíces y por ello varios conductos pulpares.

SÍNTOMAS

El diente se decolora, oscureciendose, o aparece dolor ante estímulos frios y calientes en un diente con caries. Puede existir el antecedente de un traumatismo en el diente o la realización de una restauración de la que el diente no se recupera. En muchas ocasiones no duele y la lesión cariosa ya ha afectado a la pulpa de manera irreversible.

TÉCNICA

Una historia y exploración previas, junto a una posición adecuada del paciente y del profesional, el uso de una técnica correcta y unas medidas de asepsia son normas imprescindibles para la realización de una endodoncia.

En todos los casos es necesario realizar una radiografía previa.

En primer lugar se instaura la anestesia precisa, se prepara el campo operatorio y se aisla el diente. Se realiza la menor apertura dentaria posible para dejar expuesto el canal radicular y la pulpa dañada. Se extrae el tejido pulpar y se limpia y ensancha el conducto radicular con el instrumental y material adecuados. Posteriormente se sella el conducto perfectamente con un material termoplástico (gutapercha) y cemento.

Puede ser necesario realizar radiografías de control en los diferentes pasos.

De este modo el diente esta preparado para ser restaurado. Los dientes endodonciados pueden precisar la colocación de una corona con fines estéticos y funcionales.

A pesar de realizar una correcta endodoncia, el tratamiento puede fracasar ya que es una terapia en la que intervienen múltiples factores, algunos imposibles de controlar.

COMPLICACIONES

Las complicaciones que pueden surgir son:

  • escalón o reborde
  • fractura de instrumentos
  • perforación lateral
  • perforación apical
  • fractura vertical
  • subobturación
  • sobreobturación

En ocasiones la infección periapical existente puede no desaparecer tras la endodoncia y debe realizarse un tratamiento adicional.