Cirugía Oral y Maxilofacial « Volver

ARTICULACION TEMPOROMANDIBULAR

Las articulaciones temporomandibulares (ATM) conectan la mandíbula al cráneo. Existen dos articulaciones de unión, una a cada lado de la cabeza, localizadas justo al frente de las orejas. La abreviación “ATM” se refiere literalmente a la articulación, aunque suele usarse para referirse a cualquier trastorno o síntoma que se presente en esta región. Tales problemas abarcan: chasquidos en la mandíbula, incapacidad para abrir completamente la boca, dolor en la mandíbula, dolores de oído, dolores en los dientes y otros diversos tipos de dolor facial.

CAUSAS, INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO

Muchos síntomas relacionados con la ATM son causados por efectos del estrés físico y emocional sobre las estructuras alrededor de la articulación. Estas estructuras abarcan los músculos de la mandíbula, la cara y el cuello; los dientes; el disco cartilaginoso en la articulación y los ligamentos, vasos sanguíneos y nervios cercanos. Por ejemplo, el estrés diario puede llevar a la persona a apretar y rechinar los dientes, tanto durante el día como en la noche mientras duerme. Esta fuerza estresante ejerce presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Muchas personas que aprietan los dientes también los rechinan (BRUXISMO). Esto último se presenta cuando la persona desliza sus dientes uno sobre otro, generalmente en movimientos hacia los lados o de atrás hacia delante. Esta acción puede desgastar los dientes. La mala postura puede también ser un factor importante. Por ejemplo, mantener la cabeza hacia adelante todo el día mientras se está mirando una computadora tensiona los músculos de la cara y el cuello. Otros factores que podrían empeorar los síntomas de la ATM son la incapacidad para relajarse, una dieta deficiente y la falta de sueño. Todos estos tipos de estrés pueden resultar en “puntos desencadenantes”: contracción muscular y compresión de los nervios en la mandíbula, la cabeza y el cuello. Estos puntos desencadenantes pueden remitir el dolor a otras áreas causando un dolor de cabeza, de oído o de dientes. Otras posibles causas de síntomas relacionados con la ATM son, entre otras: artritis, fracturas, dislocaciones y problemas estructurales presentes desde el nacimiento.

SÍNTOMAS

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de oído (la articulación está en frente de la oreja y el paciente puede malinterpretarlo como dolor de oído. Además, el dolor se puede irradiar al oído desde músculos cercanos)
  • Dolor o sensibilidad en la mandíbula.
  • Dolor facial sordo.
  • Dificultad o molestia al morder o masticar.
  • Chasquido al masticar o abrir la boca.
  • Sensación de fricción al masticar.
  • Disminución de la capacidad de abrir o cerrar la boca.

SIGNOS Y EXÁMENES

El dolor y los síntomas de la ATM deberán ser explorados y diagnosticados por un cirujano maxilofacial. El examen completo puede involucrar:

  • Palpar la articulación y los músculos conectados a ella para detectar sensibilidad.
  • Observar, sentir y escuchar al abrir y cerrar la mandíbula.
  • Mover los dientes de un lado a otro.
  • Presionar en distintas áreas de la cabeza en busca de zonas sensibles o con dolor.
  • Ortopantomografía.Una radiografía de la ATM puede mostrar anomalías, pero pueden ser difíciles de apreciar.
  • Se puede realizar ocasionalmente una Resonancia magnética del área de la ATM.•Un examen dental puede mostrar mala alineación en la mordida (sobremordida, mala oclusión) En algunos casos, los resultados del examen físico pueden aparecer normales.

TRATAMIENTO

Sin-título-1Las terapias simples y suaves generalmente se recomiendan primero, pero si no funcionan, se puede pensar en el uso de férulas bucales y tratamientos más agresivos. La cirugía se considera generalmente como un último recurso y afortunadamente hay muchas medidas que se pueden tomar en el hogar mucho antes de llegar a este punto. Se puede intentar masajeando los diversos músculos que puedan estar involucrados. Se deben tantear todos los músculos de la cara, los hombros y la parte posterior del cuello, evitando el área alrededor de la garganta. Se debe presionar sobre los músculos para identificar los puntos extremadamente dolorosos y darles masajes fuertes, lentos y cortos. Esto debe hacerse varias veces al día hasta que el músculo ya no presente dolor al presionarlo. Para masajear los músculos maseteros en cada lado de la mandíbula, se coloca el pulgar dentro de la boca y se aprieta el músculo grueso que se encuentra en la mejilla (hacia la parte posterior de la boca) con los otros dedos. Para llegar hasta los músculos de la mandíbula difíciles de alcanzar, se utiliza el dedo índice para buscar áreas sensibles detrás de los dientes y se usan los dedos para masajear estos puntos. A continuación se presentan algunas otras medidas para tener en cuenta:

  • Mantener una buena postura al trabajar con un computador, ver televisión y leer. Se recomienda tomar descansos frecuentes para aliviar los músculos estresados.
  • Convertir en un hábito la relajación de los músculos faciales y mandibulares durante todo el día.
  • Evitar consumir alimentos duros, como nueces, dulces y filetes.
  • Consumir mucha agua todos los días y dormir bien.
  • Aprender técnicas de relajación para reducir el estrés general y la tensión muscular en la espalda, el cuello y el cuerpo.

Férulas

Se han usado desde los años 1930 para tratar el hecho de rechinar y apretar los dientes, al igual que los trastornos de la ATM. A algunas personas les han servido, pero los beneficios varían ampliamente. La férula puede perder su efectividad con el tiempo o cuando la persona deja de usarlo. Otras personas pueden sentir un dolor peor cuando los usan. Existen diferentes tipos de férulas, algunas de las cuales se fijan en la parte superior de los dientes y otras en el fondo. Las más utilizadas son las férulas de descarga.

Tratamiento más agresivo

Se debe tener cuidado acerca del método de tratamiento irreversible que altera permanentemente la mordida. Sin embargo, si una férula bucal no funciona, el cirujano maxilofacial puede recomendar la ortodoncia para ayudar a realinear los dientes. La cirugía reconstructiva de la mandíbula rara vez se requiere. De hecho, los estudios han mostrado que los resultados a menudo son peores que antes de la cirugía. Los medicamentos relajantes musculares pueden ayudar. Los antiinflamatorios no esteroides (AINES) pueden ayudar a reducir la inflamación en la mandíbula proveniente de artritis u otras causas de inflamación.

EXPECTATIVAS

La mayoría de los casos se pueden tratar de manera exitosa, aunque inicialmente puede ser difícil diagnosticar el problema y encontrar la solución efectiva. En algunos casos, el dolor desaparece por sí solo sin necesidad de tratamiento. El dolor relacionado con la ATM tiende a ser cíclico y puede retornar en el futuro. Si la causa es el bruxismo nocturno, el tratamiento de elección será la utilización de una férula de descarga, si bien todavía existe controversia sobre su efectividad para reducir el dolor y para detener el bruxismo.

COMPLICACIONES

  • Dolores de cabeza crónicos.
  • Dolor facial crónico.

SITUACIONES QUE REQUIEREN ASISTENCIA MÉDICA

Se debe acudir al médico inmediatamente si la persona está teniendo problemas para comer o para abrir la boca. Se debe tener en cuenta que los síntomas de ATM pueden ser causados por una amplia variedad de posibles afecciones. Los expertos especialmente capacitados en dolor facial como su cirujano maxilofacial pueden ayudar a diagnosticar y tratar la ATM.